lunes, 6 de octubre de 2008

MI impresión sobre... El Club de los Cinco


"The breakfast club". Ese es el título original de la película de la que quiero hablar y que, tomad nota, no tiene nada que ver con las edulcoradas novelas de Enid Blyton (creo que se escribe así, si no corregidme) que todos los que crecimos en los 80 hemos leído de peques. El caso del asunto es que hace unos días dentro de un post en el que hablaba de las películas que me marcaron en mi adolescencia ponía esta película como la primera, y cual fue mi sorpresa al darme cuenta que un buen número de colegas no tenían ni idea de qué peli estaba hablando. Si es que soy un incomprendido social...

El caso del asunto es que estamos hablando de un producto netamente ochentero. La estética, los peinados, la dirección, incluso los diálogos están plagados de pruebas obvias de que la peli está realizada en esa década tremendamente hortera pero que para mí en muchos aspectos fue rabiosamente creativa, mucho más que los sosos 90 en los que todo (y estoy hablando de TODO) empezó a estar cortado por el mismo patrón, tendencia que ha seguido hasta hoy día y que está consiguiendo crear un ambiente que asusta, tanto social como culturalmente, ya hablaré de ello otro día.

El argumento de la cinta es en principio bastante simple. Un grupo de chavales es castigado a pasar el sábado en el instituto por hechos que se irán narrando en la misma película. Son cinco chavales desconocidos entre ellos, que apenas saben quienes son de vista y que tienen entre sí la imagen del resto en sus respectivos roles. Vale la pena aclarar que la película en principio muestra en los cinco chavales cinco roles perfectamente claros y definidos que todos tenemos en mente cuando pensamos en nuestros respectivos institutos. Estos son; el malote, el empollón, la pija, la rara y el cachas. De hecho es perfectamente claro para el espectador este hecho tanto más cuando entre ellos lo potencian, quiero decir, entre ellos se ven exactamente como los ve el espectador en principio.

A partir de este momento el argumento es bastante previsible. Chocan en sus caracteres (o más bien habría que decir que los que chocan son los roles que representan, una sutil diferencia que es bastante importante en el transcurso de la película), discuten, llegan incluso a pelearse, para poco a poco variar su visión sobre el resto de sus "compañeros de encierro" y llegar no a hacerse amigos, pero si a entender el punto de vista de cada uno y apreciar que en el fondo no son tan diferentes.

Lo realmente interesante de la película para mí es que el proceso por el cual lo dicho en el párrafo anterior sucede es uno perfectamente lógico, muy bien guionizado e interpretado. Es fácil en estas películas caer en el papanatismo de un final dulzón y escasamente realista pero que al gran público suele gustar bastante (dicho sea sin animo de ofender, yo soy el primero de ese gran público). Sin embargo la cinta se obliga a si misma a aferrarse a la realidad, algo que el espectador agradece. Es así para mí la mejor cinta que he visto en la que se retrata realmente lo que es la adolescencia, una búsqueda de identidad constante, un enfrentamiento a las convenciones sociales con la paradoja de caer en muchas de ellas y, ante todo, un enfrentamiento consciente o no a las figuras de autoridad conocidas por el adolescente en cuestión, sobre todo los padres, que siempre pagan el pato los pobrecicos mios. Y si no haced memoria de cuando erais adolescentes y decidme cuantas veces disteis la razón a vuestros padres en aquella época.

El Club de los Cinco es una peli de adolescentes pero no hecha especialmente para adolescentes. De hecho considero que es bastante aconsejable que los padres que tengan hijos en esa edad la vean con atención, ya que da varias claves del comportamiento de un chaval de alrededor de quince años no ahora, sino siempre. Por otra parte es una película realmente deliciosa, de las que no se hacen ya. Muy modesta tanto en su presupuesto como en su planteamiento, sin ínfulas de ningún tipo consigue hacer pensar bastante más que otras cintas mucho más pretendidamente intelectuales.

Y sobre todo es un viaje para recordarnos a todos que algún día nosotros también estuvimos ahí, que en parte fue la mejor y la peor época de nuestras vidas, y que realmente todos llevamos un adolescente dentro, o por lo menos eso me gusta pensar.

Por cierto, una curiosidad. de los cinco roles que he mencionado más arriba (el cachas, el malote, la pija, la rara y el empollón)...¿con cual os identificasteis más en el instituto? Si alguien me responde prometo decir con cual me identificaba yo.

7 comentarios:

sisita dijo...

Pues... yo la vi... hace muuuuucho xo muuucho tiempo, y confieso k fue xq estaba viciada con los libros de los cinco y x culpa de la traducción española creía k iba de lo mismo... no me gustó, aunq tb pudo ser xq no era precisament lo k me esperaba..
En cuanto al rol del insti...
Yo no me incluiría en ninguno, salvo k pongamos como rol "el ser normal y corriente" de los que pasan sin pena ni gloria..
Ya k m pongo, aprovecho xa decirte k no keda entradas xa 666 hasta noviembre

MPrinter dijo...

A ver, respuesta poco creíble pero cierta. Yo era un poco varias cosas:

A)Un poco empollón, porque sacaba buenas notas, aunque no me lo curraba mucho.

B)Un poco "cachas" (aunque sin un sólo músculo en mi cuerpo), porque era el capitán del equipo de baloncesto (lástima no ser de USA, allí se me habrían rifado las animadoras).

C)Un poco raro, porque joder, soy yo.

Pijo y malote no he sido nunca. Por lo menos me he librado de lo peor.

PD: Esta sí que es una buena encuesta XD

Tanque dijo...

mprinter, ¿acaso quieres decir que la anterior encuesta era una chorrez? Tio, era un serio estudio antropológico con profundas raices en la cultura occidental actual, por si no lo sabías. Por cierto, lo de ser capitan del equipo de baloncesto y no ser rifado por las animadoras es un trauma que nunca he sabido como has superado.

sista, lo de que no queden entradas para 666 me ha matado, pa una cosa que propongo...

Por cierto, mi rol en el insti siempre me gustó pensar que era cercano al de "raro", más que nada porque no me gustaba practicamente nada que gustaba a la mayoria del resto de gente, ni música, ni deportes ni na de na.

Aunque realmente todos sabemos que mi rol era el de ser el guaperas irresistible amor platónico de todo el insti...¿no?

MPrinter dijo...

A ver tanque, que soy yo. No lo he superado ni de coña XD

vcucho dijo...

Bueno,bueno,como bien dices tanque yo era uno de esos que no tenia ni idea de la existencia de dicha peli,ya que yo vivo en mi burbuja y estoy empezando a descubrir cosas ahora,jejeje manda huevos.
Creo también que la peli sería interesante verla,por lo que dices retrata debuti la adolescencia vista en teoria por 5 puntos de vista.
Yo lo que creo es que básicamente al adolescente le mueve lo mismo,independientemente de su rol.
Referente al mi rol de adolescente,pues no encajo creo con ninguno.
Empollón?pffff estudiar...estuidaba pero casi nunca con los resultados deseados.
Cachas?jajajajajaja,tan solo me defendía bien con los deportes,pero no presumia de deportista,ni mucho menos de cuerpo.
Malote?que va,al revés les tenía y tengo una manía brutal.
Pijo?tampoco,era conformista quizás demasiado.
Raro?pues quizás es en el que mas encuadro,pero vamos es como me veia yo,tipo tímido,con muchos complejos,discreto,no participativo,vergonzoso,con poca confianza en si mismo,vamos un desastre,pero os digo que no lo cambio tengo buenos recuerdos de aquella época,todo mi afán era montar en moto y tener coche (jajajaja).

Turbi dijo...

VirtualCucho te tiene que doler la cabeza de todo lo que has escrito..

PD:yo soy la pija

jajajaja

Pensad en ello



VirtualCucho you have headache around what you've written ..

PS: I am the "pija"

jajajaja

Think of it

vcucho dijo...

Porque el pijo?por mas que pienso?